Exceso de entrenamiento

Depresión, Tristeza, HombreEn entradas anteriores hablamos sobre adicción al ejercicio y las repercusiones que este tiene en el cuerpo. En esta entrada vamos a hablar sobre el exceso de entrenamiento y sus complicaciones en personas que no sufren de una adicción.

En primer lugar esto se puede dar por causa del afán de bajar de peso o alcanzar la metas deportivas muy rápido, por no realizar una valoración inicial para saber el estado físico y hasta donde puede y debe llegar el cuerpo, por gusto físico y mental y muchas razones más.

Es importante saber que el entrenamiento personalizado es un proceso progresivo, al comenzar es importante realizar un acondicionamiento para preparar al cuerpo a realizar actividades más difíciles y complejas, en este periodo los cambios pueden ser lentos en cuanto a peso. En cuanto a salud física y mental los resultados empiezan a verse desde los primeros meses, se puede disminuir la retención de líquidos o la hinchazón del cuerpo bajando las medidas y produciendo beneficios mentales.

Al pasar los primeros meses después del acondicionamiento se realiza un programa más especifico relacionado a los objetivos deportivos, es en este momento en donde se empiezan a ver los cambios tanto físicos como en resistencia de manera progresiva, la clave para poder llegar a estos es por medio de la paciencia, saber que se esta cambiando pero que estos cambios no son de la noche a la mañana. Al tener paciencia disminuye el exceso en el entrenamiento, se sabe hasta que punto se debe entrenar y con que resistencia y con el tiempo ir aumentando y mejorando.

Otro aspecto para evitar la sobrecarga es por medio de un programa especializado a partir de una valoración inicial. Es decir, un plan de trabajo realizado por un especialista acorde al estado físico y mental de la persona. Si se produce un exceso del ejercicio por causa de gusto es necesario saber los limites, cambiar el entrenamiento entre suaves y con mayor resistencia dependiendo de la constancia del mismo para evitar que los músculos sufran una fatiga importante.

Esto puede tener repercusiones negativas en el cuerpo y en la mente. En primer lugar puede ocasionar una fatiga en los músculos y el cuerpo haciendo que los cambios dejen de verse, es decir, el cuerpo se estanca no logrando llegar a los objetivos deportivos. Del mismo modo puede producir depresión, abandono y disminución de la motivación pues la mente se cansa de no lograr la rutina o llevar un entrenamiento mucho más pesado de lo que el cuerpo puede soportar. Disminuye el gusto por el mismo haciendo que dejarlo sea posible pues se realiza por deber y no por placer. La sobrecarga puede ocasionar lesiones importantes, desgasto en las articulaciones y en los músculos. Genera dolores y malestares físicos y mentales.

Entonces la clave para no caer en sobrecarga y tener una buena salud física y mental es tener paciencia para llegar a los objetivos con calma y tiempo, tener una rutina establecida acorde al estado físico y variar la resistencia y fuerza en personas que por gusto realizan mucha actividad física.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: